Holocausto/s (y 4)

h1 Escrito el 05-12-2007 por dosmanzanas

La columna de dosmanzanasHubo que esperar casi 60 a√Īos, tras la derrota y el apocal√≠ptico final del Tercer Reich, para que en 2002 el parlamento alem√°n se decidiese por fin a hacer justicia democr√°tica a las v√≠ctimas homosexuales de la ‚ÄúJusticia” nacionalsocialista, ofreci√©ndoles como reparaci√≥n moral la anulaci√≥n de las condenas por ‚Äúimpudicia entre hombres” correspondientes al periodo nazi. No se hizo lo mismo, sin embargo, con las condenas impuestas despu√©s de 1945 en aplicaci√≥n de la misma norma (esto es, la versi√≥n revisada del tristemente c√©lebre p√°rrafo 175 del C√≥digo penal) que diez a√Īos antes hab√≠a promulgado el r√©gimen de Hitler, y que continu√≥ en vigor en la Rep√ļblica Federal Alemana, sin sufrir siquiera el m√°s m√≠nimo cambio, hasta 1969. Por este motivo, las organizaciones LGTB de Alemania, aun reconociendo el importante avance que supon√≠a lo aprobado en 2002, criticaron duramente ‚Äďy con raz√≥n‚Äď el car√°cter incompleto de dicho acuerdo. Eso s√≠, dos a√Īos antes el parlamento alem√°n hab√≠a al menos pedido perd√≥n ‚Äúpor el da√Īo infligido a los ciudadanos homosexuales hasta 1969 en su dignidad humana y su calidad de vida”… Bueno, menos es nada, puede pensarse; y cabe recordar que ‚Äúnada” era, al fin y al cabo, todo el reconocimiento p√ļblico que las v√≠ctimas homosexuales del nazismo y sus leyes hab√≠an estado recibiendo durante d√©cadas.

El Parlamento Europeo, por su parte, aprob√≥ hace cerca de tres a√Īos una resoluci√≥n que inclu√≠a el siguiente p√°rrafo: ‚Äúel 27 de enero de 2005, el sexag√©simo aniversario de la liberaci√≥n del campo de exterminio de la Alemania nazi en Auschwitz-Birkenau, donde fueron asesinados un mill√≥n y medio en total de jud√≠os, personas de etnia roman√≠, polacos, rusos y prisioneros de otras varias nacionalidades, y homosexuales, constituye no s√≥lo una gran ocasi√≥n para que los ciudadanos europeos recuerden y condenen el enorme horror y la tragedia del Holocausto, sino tambi√©n para hacer frente al preocupante aumento del antisemitismo, especialmente los incidentes antisemitas en Europa, y para aprender una vez m√°s la lecci√≥n m√°s general de los peligros que derivan de la persecuci√≥n de las personas por motivos de raza, origen √©tnico, religi√≥n, categor√≠a social, convicciones pol√≠ticas u orientaci√≥n sexual”.

Despu√©s de un silencio tan largo como ignominioso por parte de las democracias de Occidente, este reconocimiento por el Parlamento Europeo de que tambi√©n los homosexuales fueron, por el solo hecho de serlo, v√≠ctimas del odio y la persecuci√≥n oficiales durante el nazismo es sin duda importante; no es, con todo, suficiente. ¬ŅY por qu√© no lo es? Pues porque en la misma resoluci√≥n de 2005, el europarlamento expresa de manera expl√≠cita su preocupaci√≥n por la pervivencia, e incluso el aumento, del odio racial y religioso, el antisemitismo y la xenofobia en Europa, e insta a las instituciones de la UE y a los gobiernos y partidos de sus estados miembros a condenar estas doctrinas; pero no se refiere en ning√ļn momento a la pervivencia y el aumento en nuestro continente de la homofobia, ni pide que √©sta sea condenada. De hecho, la palabra ‚Äúhomofobia” ni siquiera aparece en la resoluci√≥n. Este ‚Äúolvido” de la homofobia es particularmente dif√≠cil de justificar ante el hecho evidente de que, mientras que el discurso abiertamente racista o antisemita ha ido perdiendo, a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, la elevada aceptaci√≥n de que gozaba anteriormente en las sociedades occidentales, y hoy reviste un car√°cter relativamente marginal, el discurso que inferioriza a los homosexuales y propugna su discriminaci√≥n (esto es, el discurso homof√≥bico) sigue contando en nuestros d√≠as, por el contrario, con apoyos sociales muy influyentes y poderosos: en las principales iglesias cristianas y en otras religiones, y tambi√©n en los partidos, medios de comunicaci√≥n y organizaciones varias que muestran afinidad con su visi√≥n del mundo.

Es verdaderamente desolador pensar que hizo falta la experiencia del horror nazi y del Holocausto para que unas doctrinas basadas tan s√≥lo en el odio y los prejuicios hacia determinados grupos de seres humanos, y carentes por completo de fundamento racional, quedasen por fin desacreditadas en Occidente; debemos alegrarnos, sin embargo, de este descr√©dito actual, tan merecido, del racismo y el antisemitismo, y luchar para que nadie logre colocarles de nuevo una m√°scara de falsa respetabilidad. Pero por otro lado, siendo esto as√≠, ¬Ņno resulta razonable considerar que existe relaci√≥n entre la ocultaci√≥n durante d√©cadas de la brutal persecuci√≥n de las personas homosexuales por el r√©gimen nazi y el hecho de que las posiciones homof√≥bicas, a diferencia de aquellas otras doctrinas de odio, sigan siendo vistas hoy en nuestra sociedad como algo respetable, aceptable, incluso defendible? Es sabido que aprender las lecciones de la historia es fundamental para no tener que repetirla: as√≠ pues, Europa y el mundo occidental deben abrirse hoy a una reflexi√≥n sobre el pasado que abarque desde las persecuciones contra los homosexuales de centurias remotas hasta las del √ļltimo siglo, y que no ignore tampoco la homofobia que caracteriz√≥ el pasado reciente de nuestras democracias.

En nuestras sociedades del siglo XXI, la minor√≠a LGTB se hace cada vez m√°s visible, y no cabe duda de que con ello gana ampliamente en libertad y en dignidad. Ahora bien, el hecho de ser m√°s visibles, de dar por fin la cara, tambi√©n nos expone m√°s a los ataques de los hom√≥fobos. Y es que la libertad y la dignidad tienen un precio, que es el de tener que estar siempre vigilantes para defenderlas. Por esta raz√≥n, la existencia en nuestras sociedades de importantes sectores empe√Īados en promover el rechazo social y la discriminaci√≥n hacia gais, lesbianas, bisexuales y transexuales deber√≠a constituir un serio motivo de inquietud y preocupaci√≥n. No s√≥lo para el colectivo LGTB; para todas aquellas personas que no est√©n dispuestas a permitir que las pesadillas de nuestro pasado se conviertan ma√Īana en el argumento, tambi√©n, de nuestro futuro.

Nemo

- Holocausto/s (1)
- Holocausto/s (2)
- Holocausto/s (3)
- Holocausto/s (y 4)


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

44 comentarios en “Holocausto/s (y 4)”

  1. Muchas gracias por estas cuatro cartas tan necesarias para todo aquel que se interese por su historia y se preocupe por su porvenir. Leerlas es a la vez placentero, por lo bien escritas, instructivo, por lo que se aprende de nuestra propia historia y provechoso, por la lecci√≥n que se obtiene de que nunca podemos bajar la guardia. Me quedo con la frase “la libertad y la dignidad tienen un precio, que es el de tener que estar siempre vigilantes para defenderlas”. Enhorabuena y gracias de nuevo.


  2. boquiabierto estoy: qu√© bien escrito, qu√© bien razonado, qu√© bien estructurado, qu√© claridad de ideas…GRACIAS


  3. Es importante no olvidar. No olvidar que por ejemplo, la ocmunidad jud√≠a era un grupo social s√≥lidamente arraigado en Alemania, integrado y con poder econ√≥mico, un grupo que, sin embargo un d√≠a la propaganda siniestra del nazismo pudo hacer la culpable de todos los males alemanes y merecedora de que, no s√≥lo se les arrebataran sus posesiones, se desmantelaran sus familia, sino que fueran llevados a los campos y posteriormente exterminados. Tras ellos, homosexuales, gitanos y todo aquel que no entrara en el ideario nazi. Por eso a mi me parece tan importante pararles legalmente los pies a los que esparcen la semilla del odio. Por eso creo que con gente como Vidal hay que tomar acciones porque estos que ahora son unos pocos quien sabe que lograr√°n ma√Īana. Lo que la historia demuestra con el holocausto es que nunca se est√° del todo seguro ante el odio y que cuando se desata la locura ni siquiera el poder econ√≥mico ayuda.


  4. Enhorabuena por este trabajo. Realmente impresionante.

    Una gran contribuci√≥n a la eterna reflexi√≥n de porqu√© al descr√©dito social del racismo y del antisemitismo no se une el de la homofobia. Hace dos o tres d√≠as un concejal gay del ayuntamiento de Madrid fue llamado “maric√≥n” por ciudadanos sin que pr√°cticamente nada haya sucedido. Estoy esperando las reacciones de los fil√≥sofos, de los articulistas, de los editorialistas… Las disculpas de ciertos pol√≠ticos por contribuir con sus pol√≠ticas hom√≥fobas a ese clima… Las explicaciones sobre porqu√© una parte importante de la sociedad muestra su odio a los homosexuales con esa sa√Īa y casi nadie parece darle gran importancia…

    Nada. Solo meras lamentaciones sobre las formas, sin reflexión alguna sobre los fondos.


  5. Un an√°lisis impecable y un documento totalmente necesario.
    Excelente trabajo.
    Gracias, Nemo.


  6. Me sumo a las felicitaciones a Nemo por su trabajo). Desgraciadamente, Mercedes est√° en lo cierto; la comunidad jud√≠a estaba relativamente aceptada y establecida en Alemania, y los nazis lograron deshacer en pocos a√Īos lo que se hab√≠a ido construyendo desde 1848.
    Las libertades y los derechos civiles parecen fuertes y sólidos a las nuevas generaciones, pero son frágiles. Si no las cuidamos, las perderemos.


  7. Gracias, Nemo. No debemos caer jamás en el error de creer que las conquistas sociales son irreversibles por sí mismas. No podemos bajar la guardia.


  8. Buenas tardes,

    No sé si seré bien recibido por estos lares por mi condición de heterosexual y de derechas, espero que sí.

    Empezaré diciendo que nada tengo contra este colectivo. Que pienso que su igualdad es necesaria y sobre todo que lamento que se utilice la condición sexual de las personas para discriminar o insultar, como le sucedió a Zerolo, con el que nada comparto en cuanto a ideología.

    Sí creo también que de lo que se trata es que la sociedad vea a los homosexuales del mismo modo que a los heterosexuales, como personas, ciudadanos, ya que la condición sexual es exclusiva de lo personal.

    Dicho esto, también creo que la igualdad no se debe basar tampoco en la discriminación positiva. No es de recibo ver cómo se en algunos lugares se realizan descuentos en compras por el hecho de ser homosexual. No es lógico. Tampoco veo lógico el que haya que imponer la homosexualidad. Si es cierto que no debe ser algo normal el no encontrar ninguna referencia al hecho homosexual en los medios, tampoco es normal que ahora toda seria o programa de televisión cuente con su personaje gay por ser lo más de moda.

    Dicho todo esto, pasar√© a analizar el motivo de mi mensaje. He le√≠do las cuatro partes del texto, muy serio y documentado. Pero me sorprende que no cite al comunismo, gran perseguidor de los homosexuales, m√°s a√ļn que Hitler.

    Debemos recordar que Hitler y Stalin comenzaron la II Guerra Mundial aliados. Antes de la invasión de Polonia ambos firmaron un pacto de no agresión por el que acordaban cómo repartirse Polonia y el resto de Europa. Además acordaban colaborar en otros ámbitos.

    Uno de los ámbitos que ambos desarrollaron extensamente fue la persecución de todo aquel que no entrara en sus parámetros. Persecución de religiosos, disminuidos. Incluso de judíos, llegando el régimen comunista a exterminar millón y medio en Rusia.

    Y homosexuales. Para Stalin era una perversión antinatural que debía ser perseguida para evitar que corrompiera la sociedad.

    Nikolai Krylenko, identificó la homosexualidad con la contrarrevolución, sosteniendo que la homosexualidad era un típico producto de la decadencia y de la explotación de clases y que en una sociedad democrática (sic) como la Soviética no cabía ese tipo de gente.

    Por hecho, los homosexuales fueron asesinados o enviados de por vida a centros psiquiátricos donde eran torturados y experimentado con sus cerebros tratando de hallar la causa. También se crearon campos de concentración y exterminio de personas de dudosa sexualidad.

    La URSS incluy√≥ en el c√≥digo penal el delito de homosexualidad con penas de entre 5 y 8 a√Īos de c√°rcel.

    M√°ximo Gorki afirm√≥ “En los pa√≠ses fascistas, la homosexualidad, azote de la juventud, florece sin el menor castigo; en el pa√≠s donde el proletariado ha alcanzado el poder social, la homosexualidad ha sido declarada un delito social y es severamente castigada. En Alemania ya existe un lema que dice: ‘Erradicando a los homosexuales, desaparece el fascismo’”.

    Este pensamiento se trasladó en el ideario a todos los regímenes comunistas :

    - China : en el a√Īo 2000 el Ministerio de Seguridad P√ļblica defendi√≥ la necesidad de acabar con los homosexuales porque su mundo ‚Äútuerce a la humanidad, da√Īa el orden social, causa enfermedades ven√©reas y propaga el sida‚Ä?.

    - Cuba : Fidel Castro declara “nunca hemos cre√≠do que un homosexual pueda personificar las condiciones y requisitos de conducta que nos permita considerarlo un verdadero revolucionario, un verdadero comunista. Una desviaci√≥n de esa naturaleza choca con el concepto que tenemos de lo que debe ser un militante comunista”.

    En 1971, fuese decretado que los homosexuales eran patológicos y anti-sociales y que no serían tolerados en cualquier trabajo donde pudieran transmitir su perniciosa influencia a la juventud. En 1997 se produjo la ilegalización de la asociación cubana de gays y lesbianas, lo que supuso la detención de sus miembros.

    - Italia : Pier Paolo Pasolini expulsado del PC italiano en 1949 por su condición de homosexual

    - Espa√Īa : Manuel Aza√Īa aprob√≥ la Ley de Vagos y Maleantes que inclu√≠a un apartado para la persecuci√≥n de homosexuales, as√≠ como la b√ļsqueda de una posible cura a su enfermedad.

    En 1979, Tierno Galv√°n, en una entrevista a Intervi√ļ, afirma que :

    “Es una desviaci√≥n del instinto que est√° extendida. digo que es una desviaci√≥n porque no creo que el instinto tenga una formulaci√≥n exclusivamente ideol√≥gica (sic). creo que el instinto son los impulsos definidos por la educaci√≥n.

    No, no creo que se les deba castigar. pero no soy partidario de conceder libertad ni de hacer propaganda del homosexualismo. creo que hay poner límites a este tipo de desviaciones, cuando el instinto está tan claramente definido en el mundo occidental.

    Tenemos experiencias muy radicales, como las del bajo imperio romano, en las que realmente se perdi√≥ el sentido pleno de cualquier jerarqu√≠a de valores por haber hecho unas concesiones totales en lo que se refiere a la moral.”


  9. un corta y pega no por más leído menos interesanre (en casi todos los Foros de Extrema Derecha se puede leer algo similar)

    Echo en falta una “m√≠nima” menci√≥n a que gobernando el PSOE y con el voto de casi todas las fuerzas pol√≠ticas (salvo el Partido Popular) se aprobar√° en Espa√Īa la modificaci√≥n del c√≥digo civil que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.


  10. perd√≥n: se “aprobara”, no “aprobar√°”


  11. Disculpe, pero no me compare con esa lacra social que es la extrema derecha, aborrezco con igual ganas a extrema derecha y extrema izquierda.

    Lo que le hablo es que hubo una t√°ctica com√ļn en determinado momento de la historia entre nazismo y comunismo para eliminar a cualquiera que no comulgara con sus intereses, es una realidad hist√≥rica


  12. Un cuarto escrito tan brillante y necesario como los anteriores. Muchas gracias Nemo.
    Necesario porque por mucho que intenten disimularlo, algunos de los heterosexuales de derechas, a√ļn disfraz√°ndose de tolerantes, no son m√°s que unos simples.
    “Tampoco veo l√≥gico el que haya que imponer la homosexualidad”. Sin duda es mucho mejor que se imponga la heterosexualidad, aunque sea a golpe de terapia-polaino.
    Nemo ha dicho: “aprender las lecciones de la historia es fundamental para no tener que repetirla”. Tal vez nuestro apocal√≠ptico amigo no lo ha apreciado en su justa medida.
    El miedo es libre. Pero es una aut√©ntica l√°stima que haya gente que tenga miedo a que se le “imponga” ser maric√≥n, porque sin lugar a dudas esto debe ser posible. Por supuesto. ¬ŅO el miedo es a otra posibilidad?


  13. En ningun momento he pretendido compararle con esa lacra social. Solo recordarle que sus mismas tesis las he le√≠do en sus foros. Tengo escaneada la entrevista con Tierno Galv√°n que usted cita del a√Īo 1979. Tambi√©n tengo mi libro de familia con mi marido, del a√Īo 2006. Y el recurso presentado por el Partido Popular y la actuaci√≥n estelar de Aquilino Polaino en el Senado a instancias tambi√©n del Partido Popular.

    De Mao no tengo nada, pero puedo buscarlo.


  14. Se√Īor k¬īhan, lea de nuevo mi texto a ver d√≥nde dice que haya que imponerse la heterosexualidad. A m√≠ me parece respetable cualquier opci√≥n, ya que eso defiende la Constituci√≥n, que es lo que los dem√≥cratas de derechas defendemos.

    En cuanto a la historia, tiene toda la razón, hay que aprender de la historia para que no se repita. Y justo he contribuido aportando otro retazo histórico. Les guste o no les guste, hoy en día la homosexualidad está perseguida en más de 90 países, de los que muy muy pocos son democracias. La mayoría son islámicos y el resto dictaduras comunistas. Es una hecho que no se puede obviar.

    ¬ŅSabe la diferencia entre usted y yo?. Que yo en mi Blog critiqu√© duramente que alguien usara la opci√≥n sexual de Zerolo para insultarle, porque eso atenta contra las normas del respeto. Pero condeno de la misma forma cuando son lapidados en Ir√°n. O cuando son encerrados en Cuba. Usted condena lo sucedido a Zerolo, pero cuando toca hablar sobre los que encierran en Cuba, comienza con la retahila de la extrema derecha, el PP…

    Para m√≠ las personas est√°n por encima de las ideolog√≠as, ¬Ņy para usted?


  15. De Mao puedo aportarle, como de los Estados Unidos en algunos estados a día de hoy mismo, y eso que es una democracia.

    Como votante del PP le digo dos cosas :

    1.- Me alegro enormemente de que se haya podido casar con su pareja, cosa a la que no se opuso el PP, ya que eso significa un triunfo de las libertades.

    2.- Sigue sin ser “matrimonio” el t√©rmino que lo define, no por chorradas ideol√≥gicas sino por ling√ľ√≠stica, que es lo que dec√≠a el PP. Yo cuando viva 6 a√Īos con una chica tampoco ser√© matrimonio sino pareja de hecho, aunque reciba los mismos beneficios y derechos. Pero si piensa que estoy en contra de que ustedes hagan su vida como cualquier ciudadano, es que me ha confundido con el Frente Nacional, con quien no hacemos buenas migas los dem√≥cratas


  16. Ufff que pereza, gracias por su inter√©s en la p√°gina. Puede usted leer mis respuestas en los posts de los dos ultimos a√Īos.

    Gracias


  17. Otro m√°s para la colecci√≥n…
    Y lo que nos queda de aqu√≠ a marzo…

    ¬Ņ”discriminaci√≥n positiva”? ¬Ņ”IMPONER LA HOMOSEXUALIDAD”?, ¬Ņ”es normal”?, ¬Ņ”homosexual-ismo”?, ¬Ņ”partidario de”?, ¬Ņ”conceder libertad”?, ¬Ņ”poner l√≠mites”?, ¬Ņ”jerarqu√≠a de valores”? ¬Ņ”concesiones totales en lo que se refiere a moral”?…

    Exactamente este “corto y pego viejo” ¬Ņa qu√© viene?.

    Yo tambi√©n tengo uno. Pero este es propio. Tampoco viene muy al caso con el art√≠culo de arriba; pero Fin de los Tiempos: si hace usted un esfuerzo quiz√° entienda de que va. Cambie el nick “Noiziki” por su nombre o el de cualquiera que piense como usted y lo comprender√° mejor. Como es evidente la parte de la historia mejor no la respondo.
    Con un “corto y pego” estamos en paz…

    “A los ‚Äúhom√≥fobos del d√≠a‚Ä?:
    Noiziki: deberías releer mis palabras anteriores decicadas a ti. Creí que serían suficientes. Por lo visto me equivoqué.

    1- Hipocresía sería que te dijera que me parecen muy acertados tus posts y pensase lo contrario. Restregarte la verdad por la cara es justo lo contrario a hipocresía.

    2- Ver√°s: ‚Äúno nos hacemos las v√≠ctimas‚Ä?. SOMOS las v√≠ctimas. Y lo somos tanto que incluso alguien como t√ļ aparece por una p√°gina de maricones, creada por maricones y donde maricones cuelgan art√≠culos y opinan, para decirnos algo as√≠ como: ‚Äúsois unos hip√≥critas victimistas y ‚Äúcreo‚Ä? que la homosexualidad no es normal‚Ä?. Hasta ah√≠ somos v√≠ctimas.
    Pero sobre todo somos v√≠ctimas cuando no podemos hablar en nuestros trabajos de nuestra pareja o de con quien follamos porque nos ponen en la calle, o cuando en los centros de estudios los jovenes se tienen que callar pq les hacen la vida imposible, y cuando nos miran por la calle al ir con nuestra pareja o cuando alguien cuchichea a nuestro paso, o cuando quienes viven en pueblos tienen que esconderse i follar en antros o les hacen tambi√©n la vida imposible. Y cuando un grupito de mujeres cuchichean a la puerta de un bar de osos sobre si estos ‚Äúque parecen muy hombres‚Ä? son o no ‚Äúeso‚Ä? (el s√°bado de madrugada en el centro de Barcelona).
    Y montones de veces m√°s. Todas las veces del mundo.
    No t√≠a (o t√≠o o lo que co√Īo seas) no vamos de v√≠ctimas SOMOS V√?CTIMAS. Y lo somos siempre que gente como la periodista esa quiera curarnos o seres vivos como t√ļ vengan con la chorrada de ‚Äúa mi me parece que no es normal‚Ä?.

    3- ¬ŅQue la homosexualidad es una enfermedad o deja de serlo?. ¬ŅA estas alturas?. ¬ŅLa chorrada del creacionismo y de la pervivencia de la especie?. ¬ŅAhora?. ¬ŅY se supone que hay que entrar en un debate sobre eso?. Pues como que no. Vamos me niego de plano a ese di√°logo. Lo √ļnico que es una enfermedad es la intolerancia. T√ļ est√°s enferm@ de intolerancia. Yo por ser MARIC√ďN no. Tan simple como eso. Y no hay razones que valgan, ni debates, ni gaitas.

    4- Lo siento pero no todas las opiniones son justificables, ni respetables ni igualmente v√°lidas. Cuando t√ļ te me pones delante a decirme ‚ÄúT√ļ est√°s enfermo pq te gusta follar con t√≠os, pero como es mi opini√≥n tienes que respetarme o te conviertes en intolerante‚Ä?; cuando eso pasa, me est√°s agrediendo y faltando al respeto y alguien que me agrede y me falta al respeto no se merece mi respeto ni mi tolerancia, ni nada de nada.

    5- Ver√°s: hace casi 40 a√Īos un grupo de Transexuales hartas de que les agrediesen, les humillasen y les considerasen seres de segunda plantaron cara a quien como t√ļ lo hac√≠a. Desde entonces ‚Äúse abri√≥ la puerta‚Ä? para que los MARICONES no nos callemos ante estupideces (de muy buen rollo y ‚Äúcon amigos gays‚Ä?, eso s√≠) como las tuyas. A ver si te/os empieza a quedar claro.

    6- Para concluir:

    A)- No pedimos tolerancia: EXIGIMOS RESPETO.

    B)- No se puede ser intolerante con los intolerantes. Yo me niego a ello.

    C)- No vamos de v√≠ctimas. Lo somos, pero no vamos de ello. Nos han ense√Īado a plantar cara. Y a veces, abandonando los exquisitos modales que nos caracterizan, plantamos cara.

    D)- Puedes estar segur@ Noiziki que si la estupidez que has puesto aqu√≠ me la dijeses a la cara lo que no iba a hacer es escupirte. ‚ÄúEso‚Ä? seguro que no‚Ķ” - *- Lobogrino. Dos Manzanas. 20-11-2007 a las 20:52.

    *- Cuando se copia algo es todo un detalle poner la fuente.

    **- Ah y victimismo de deshoras el justito: si algunos no recibimos bien a alguien no es por su orientación sexual ni por su ideología política. Es por el contenido de lo que escribe. Mentiras y victimismo los justos.
    Buenas Tardes.


  18. Por favor puto lo que puede hacer una tilde, ya me preguntaba yo si estaba en el t√ļnel del tiempo, si todo lo hab√≠a so√Īado y hab√≠a que hacer de nuevo todo le camino, la mani de la familia, los obispos la cristinita ufff. Hay que ver un acento loq ue hace si uno anda despistada y sin dormir.


  19. Nemo, sencillamente GRACIAS.


  20. NOTA:

    Como me hab√≠a sentado mal la comida y ten√≠a ganas de encontrar algo que me provocase el v√≥mito he tenido una intuici√≥n y he entrado en el blog del nuevo troll de hoy…Evidentemente al momento consegu√≠ mi prop√≥sito. Estos espec√≠menes consiguen que uno se ahorre un dineral en Almax y Bicarbonato.

    A un amigo que tiene una una Lista de Correo de tem√°tica gai le est√° ocurriendo desde hace como medio a√Īo (¬Ņos suena?) que se les llena el sitio de personajes con blogs-fascistas como los que de sobras conocemos (y el nuevo, y los que vengan…).
    En junio coment√© que esto no es arbitr√°rio y lo he repetido m√°s veces. Es una campa√Īa organizada de infecci√≥n de sitios progresistas que se pretenden destruir a base de sembrar ciza√Īa, de repetir mentiras y de crear confusi√≥n.
    Estos van “voto a voto”. Entran de buen rollo intentando argumentar, dejando claro que no son extremistas (y tienen una foto de Aznar en la portada del blog…), y de ah√≠ pasan a lo que de sobras conocemos. A fin de cuentas si se cargan la p√°gina es un √©xito y si consiguen un s√≥lo voto para la extrema derecha (digo PP) de alg√ļn indeciso tambi√©n.

    Ojo al nuevo troll-fascista. Sólo eso.


  21. Insuperables estos cuatro artículos Nemo.
    Estoy intrigado sobre el pr√≥ximo, si nos puedes adelantar algo…


  22. Si volvemos al asunto de la linguistica se√Īor m√≠o nada de lo que actualmente existe al menos en este pa√≠s que consagra derechos y libertades puede ser llamado matrimonio. Nada, sin importar que tan se√Īora cat√≥lica, apost√≥lica y romana se haya casado con se√Īor Idem… Vaya usted al origen en el derecho romano de la palabra y d√≠game si fuera del mundo isl√°mico o algunas concepciones tribales conoce usted algo parecido a eso que defienden tan fieramente por el “origen linguistico”.


  23. Como debe andar el patio para que ya anden mendigando votos por blogs como √©ste. Se les ha acabdo el chollo de la negociacion con ETA y ya no saben qu√© hacer. ¬Ņpretende usted convencer a un se√Īor que le est√° diciendo qe tiene libro de Familia (enhorabuena, de paso) que lo suyo no es un matrimonio porque lo dice usted? ¬ŅY de paso sacar ahora que si Fidel Castro fuma en pipa?

    Un poquito de dignidad, por favor.


  24. Muchas gracias a todos por vuestras palabras, tan amables. Estoy encantado de que os hayan gustado las columnas, de veras.

    Jack: me abrumas… Que eso lo diga alguien que escribe como lo haces t√ļ… Muchas gracias, amigo.

    Mercedes e Ibn Sina: habéis puesto el dedo en la llaga. No puedo estar más de acuerdo.

    Flick: tambi√©n tu comentario es sumamente l√ļcido y pertinente. Toda la raz√≥n.

    Nigra: pues la verdad es que a√ļn no lo tengo claro. Por un lado, me gustar√≠a cambiar ya radicalmente de tema, pero por otro, todav√≠a quedan cosas que quiero decir en relaci√≥n con √©ste, y quiz√° lo haga en las pr√≥ximas semanas. No s√©, veremos.

    Procyon, Lobogrino, Giorgio: de nuevo, gracias.


  25. …y gracias tambi√©n a Anxo, que me lo dejaba en el teclado. Un bico, Anxo.


  26. Fin de los tiempos nos resulta muy √ļtil para ilustar lo del odio.

    Dice que tratamos de imponer la homosexualidad. Acusarnos de imponer implica que los heterosexuales han de “defenderse” de esos opresores. Uno se defiende de los ataques odiando al agresor.

    A Tierno Galv√°n le agradezco el hecho de ser un dem√≥crata que, aunque no estuviese de acuerdo con la igualdad de la homosexualidad comprendi√≥ que las lesbianas y gays deb√≠an agruparse y hablar. En el PP no existe ning√ļn grupo de homosexuales como s√≠ existen de j√≥venes, mujeres, etc.

    A la derecha no tengo que agradecerle nada. Sólo tengo que recordarla que en la manifestación contra la igualdad en el matrimonio se juntó con los obispos más homófobos y representantes de los sectores más integristas del evangelismo y del islam.

    Tambi√©n le recuerdo (por su escrito parece que no le interesa) que la Liga Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA) denuncia todos esos cr√≠menes en todos los pa√≠ses. Cuando la ILGA fue candidato a formar parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para denunciar estos cr√≠menes todos los pa√≠ses de la UE votaron a favor excepto la Espa√Īa de Aznar.

    Sigue sin ser ‚Äúmatrimonio‚Ä? el t√©rmino que lo define, no por chorradas ideol√≥gicas sino por ling√ľ√≠stica

    Y las mujeres no pueden tener patrimonio.

    Me alegro enormemente de que se haya podido casar con su pareja, cosa a la que no se opuso el PP, ya que eso significa un triunfo de las libertades.

    Ya, no se opuso en cada votación y recurso, éste cree que somos imbéciles.

    Manuel Aza√Īa aprob√≥ la Ley de Vagos y Maleantes que inclu√≠a un apartado para la persecuci√≥n de homosexuales, as√≠ como la b√ļsqueda de una posible cura a su enfermedad.

    Mentira, la ley existía con el mismo nombre de la ley franquista pero no se aplicaba a homosexuales.

    Tenemos experiencias muy radicales, como las del bajo imperio romano, en las que realmente se perdi√≥ el sentido pleno de cualquier jerarqu√≠a de valores por haber hecho unas concesiones totales en lo que se refiere a la moral.‚Ä?

    Cuando el imperio romano cayó la religión católica era la oficial.

    La mayoría son islámicos y el resto dictaduras comunistas. Es una hecho que no se puede obviar.

    Mentira, la zona donde más homosexuales son asesinados es Latinoamérica. En Cuba se va aprobar una ley de parejas de hecho, algo inconcebible en países del entorno.

    En fin muy ilustrativo del bajo nivel de los argumentos de la derecha, ¬Ņalguien pensaba que Aquilino Polaino era una an√©cdota?


  27. “Fin de los tiempos”: gracias por haberse le√≠do las cuatro partes del texto. Tiene usted raz√≥n, por supuesto, en que todos los reg√≠menes totalitarios y autoritarios han sido y son, por regla general, enemigos furibundos de las personas homosexuales. Y ello no puede sorprendernos demasiado si reparamos en que dichos reg√≠menes son, por definici√≥n, enemigos radicales de la libertad del individuo, al que pretenden imponer el uniforme no s√≥lo de una ideolog√≠a determinada, sino tambi√©n de un determinado modo de actuar, de comportarse, de vivir. Las minor√≠as disidentes, sea en lo ideol√≥gico, en lo sexual y afectivo o en otros aspectos, no suelen encontrar sitio bajo esta clase de poderes tir√°nicos.

    Ahora bien, tampoco los gais y las lesbianas han encontrado muchas veces respeto, trato igualitario o protecci√≥n en los sitemas democr√°ticos, lo cual resulta m√°s dif√≠cil de entender. Por ello he puesto especial √©nfasis en mis art√≠culos (no s√≥lo en estos cuatro, sino tambi√©n en otros anteriores publicados aqu√≠ en DM; tambi√©n puede Ud. acceder a ellos, si le apetece, a trav√©s de mi blog) en la verg√ľenza que supone para las democracias liberales haber sometido a sus ciudadanos homosexuales durante d√©cadas a un trato m√°s propio de un sistema radicalmente antiliberal y antidemocr√°tico como el de Hitler o el de Stalin.

    Si lee Ud. las columnas que me public√≥ DM inmediatamente antes de esta serie, ver√° que el origen de “Holocausto/s” est√° en una visita que realic√© en octubre al Memorial de la Shoah de Par√≠s. A ra√≠z de esta visita decid√≠ escribir dos art√≠culos -publicados tambi√©n en DM- en los que, bajo el t√≠tulo de “Las ra√≠ces del odio”, exploraba las similitudes y coincidencias hist√≥ricas entre la homofobia y la judeofobia. En los comentarios a dichos textos se me sugiri√≥ que tambi√©n merec√≠a la pena hablar de las diferencias y divergencias hist√≥ricas entre la situaci√≥n de las minor√≠as homosexual y jud√≠a, y yo encontr√© que ello era razonable, y me di cuenta de que en este sentido era necesario abordar el dif√≠cil tema del Holocausto y de lo que sucedi√≥ en las d√©cadas posteriores a √©ste. Y bueno, en ello he estado en estas √ļltimas semanas. Pero no descarto, naturalmente, ocuparme en el futuro de c√≥mo otros totalitarismos o autoritarismos han machacado tambi√©n a la minor√≠a LGTB.

    Por otro lado, debo decirle que se equivoca Ud. cuando escribe que “Manuel Aza√Īa aprob√≥ la Ley de Vagos y Maleantes que inclu√≠a un apartado para la persecuci√≥n de homosexuales, as√≠ como la b√ļsqueda de una posible cura a su enfermedad”. La verdad es que la ley aprobada en 1933 no hac√≠a menci√≥n alguna de los homosexuales; lo que Ud. afirma que inclu√≠a dicha ley le fue a√Īadido en 1954 (como podr√° Ud. comprobar en el BOE del 17 de julio de ese a√Īo, p√°g. 4862) por Franco. Es lamentable -pero, probablemente, nada casual- que Internet est√© plagada de informaciones falsas sobre este particular.

    En cuanto a lo que dijo Tierno Galv√°n en el 79, pues qu√© quiere que le diga: me parece muy triste que alguien que se consideraba a s√≠ mismo “progresista” pudiese decir estas cosas en aquella √©poca, pero a√ļn m√°s lamentable me parece que gentes que se autocalifican como “dem√≥cratas” y hasta como “liberales” piensen lo mismo, si no algo peor, casi 30 a√Īos despu√©s: con lo que ha llovido desde entonces…

    El hecho es que quienes piensan as√≠ no s√≥lo est√°n hoy en el partido al que Ud. apoya y en su entorno, sino que controlan el discurso y las pol√≠ticas de dicho partido. Y es que hay sectores de la sociedad que tienen voluntad de caminar hacia adelante (ser√° por eso que se denominan ‚Äúprogresistas‚Ä?) y otros que parecen empe√Īados en imitar al cangrejo a la menor ocasi√≥n que se les presenta… Y en el terreno de la igualdad legal y social de todos los ciudadanos, homo y heterosexuales, ha quedado manifiesta cu√°l es la actitud de cada uno. La suya me temo que la pone Ud. de manifiesto cuando recurre -como el partido al que apoya- a tristes subterfugios “ling√ľ√≠sticos” para negarnos nuestro derecho fundamental a la plena igualdad -incluyendo, s√≠, la denominaci√≥n y la figura legal del matrimonio- con el resto de los ciudadanos, para que nos conformemos con un suced√°neo de matrimonio, con un “apartheid”.

    Por cierto: ¬Ņha intentado alguien, alguna vez, imponerle a Ud. la homosexualidad? Si es as√≠, le agradecer√≠a que nos explicase Ud. c√≥mo, pues ser√≠a algo inaudito. Que nos impongan a todos la heterosexualidad de mil maneras es, en cambio, algo tan habitual y cotidiano que para casi todo el mundo pasa inadvertido: es, sencillamente, “lo normal”.


  28. Hola Nemo, Gracias por la divulgación Histórica de la represión hacia los homosexuales.
    Era necesaria y mas cuando prestan la atención de la cual as disfrutado en Dos Manzanas, yo mismo como represaliado e estado esperando tu aportación , un abrazó, Antoni Ruiz


  29. Querido Antoni, no sabes como te agradezco tu comentario. Tus palabras son un verdadero honor para mí. Un abraç ben fort.


  30. Se√Īor Nemo,

    Le responderé a usted para no tener que ir uno por uno por todos los que han escrito sobre mí.

    En primer lugar decir que no me he escondido en absoluto. Si publican un comentario, sabr√°n que para hacerlo vale cualquier nombre y mail, y que la web no es obligatoria. Yo he puesto tanto el nombre que utilizo como la p√°gina en la que escribo. Por lo que creo hablar de malas intenciones por mi parte no es ni justo ni real.

    Creo que he tratado a todos con educaci√≥n. Existen unas normas para comentar y yo las he seguido. Les he tratado de usted porque a ninguno conozco, y as√≠ me educaron. Y no recuerdo haber insultado a nadie. A cambio me han llamado ultraderecha, fascista y no s√© qu√© m√°s. Ha faltado tan s√≥lo recurrir a que escucho la COPE y leo a P√≠o Moa. Criticaba alguno que en mi Blog est√© la foto de Aznar. Le recuerdo que por muy mal que le parezca su pol√≠tica, Aznar fue elegido democr√°ticamente por m√°s de diez millones de espa√Īoles.

    Creo que es la quinta vez que reitero que no tengo nada en contra de los homosexuales como algunos han tratado de insinuar. A m√≠ me da exactamente lo mismo lo que cada uno haga con su vida. Al rev√©s, los que hayan visitado mi Blog habr√°n podido leer que he condenado que se haya insultado a Zerolo llam√°ndole “maric√≥n”, como si tuviese que avergonzarse de su sexualidad.

    Para mí las personas están por encima de las ideologías. Pero considero que la mejor forma de demostrarlo es predicar con el ejemplo. Me hablan de persecuciones a los homosexuales como si yo las hubiese apoyado. Me hablan de la época de Franco como si yo hubiese vivido entonces. Entiendo perfectamente que critiquen a los que tratan de discriminarles. La libertad de las personas es lo primero. Pero también entiendo que no se puede decir : no está bien que los que no piensen como yo me discriminen, y luego, cuando alguien que no piensa como ustedes entra a debatir, en buen tono, buenas formas y con argumentos, le salten encima.

    No voy a entrara a valorar algunas cuestiones que imagino que no han analizado a fondo antes de contestarlas. A la se√Īorita del t√©rmino del derecho romano, le tendr√≠a que explicar su introducci√≥n a trav√©s de los etruscos, quienes adquirieron de Asia el componente matrimonial. Al doctor Turbio le tendr√≠a que decir que la Ley de Vagos y maleantes de Aza√Īa s√≠ se aplicaba, est√° recogido en los archivos del Ministerio de Justicia, y que el pa√≠s con m√°s muertes de homosexuales es China.

    Tambi√©n le dir√© que no deja de sorprender que un pa√≠s democr√°tico como Estados Unidos tenga a√ļn en varios estados leyes rid√≠culas sobre la homosexualidad. Ahora mismo no recuerdo cual, pero uno de ellos prohibe la homosexualidad incluso dentro del propio hogar. Hace unos a√Īos sali√≥ la noticia de que la polic√≠a recibi√≥ un aviso de que en una casa se vend√≠a droga. As√≠ que entraron tirando la puerta abajo y encontraron a dos hombres manteniendo relaciones sexuales. De droga nada. Pero en ese estado exist√≠a el delito de sodom√≠a. Por lo que fueron arrestados y juzgados. Al final el juez les conden√≥ a una pena superior a la que les habr√≠a ca√≠do de haber estado en posesi√≥n de droga. Eso s√≠ que es aberrante.

    Se√Īor Nemo, decirle que no he entrado a cazar votos, yo no pertenezco a ning√ļn partido, ni a trollear ni nada semejante. Decid√≠ escribir tras leer su exposici√≥n hist√≥rica a comentar un aspecto hist√≥rico. Si hubiese querido polemizar, habr√≠a comentado en otro art√≠culo.

    Mi √ļnico objetivo era completar la valiosa informaci√≥n que usted aportaba en su relato. Y aportaba diciendo que la visi√≥n que se tiene de la Europa de aquella √©poca viene sesgada por el resultado de la guerra. A Alemania, como perdi√≥, se le sacaron todos los trapos sucios. Y sin embargo, otros pa√≠ses nada democr√°ticos, por ser v√≠ctimas, no se ha conocido apenas nada de ellos. Por ejemplo Jap√≥n, que tras Hiroshima, no se quiso ahondar en lo que hab√≠an hecho durante la contienda, por remordimientos por lo que se les hab√≠a hecho a ellos. Y Jap√≥n lo que hab√≠a llevado a cabo en China fue una dur√≠sima represi√≥n y genocidio, adem√°s de secuestrar y prostituir a gran n√ļmero de mujeres chinas.

    Es ah√≠ donde apuntaba yo que antes de la guerra Europa no estaba polarizada entre Alemania y el resto, sino que exist√≠an dos potencias, Alemania y Rusia, que desde los extremos pol√≠ticos, compart√≠an gran n√ļmero de ideas. No deja de ser sorprendente que incluso antes de que se conocieran p√ļblicamente los horrores nazis con los jud√≠os, Stalin hab√≠a exterminado a mill√≥n y medio de ellos. No por la b√ļsqueda de la raza aria, sino para asegurar el triunfo de la revoluci√≥n. Y para Stalin la religi√≥n era un impedimento.

    También resultó curioso que la homofobia coincidió en el tiempo entre alemanes y rusos. Cuando los rusos aprobaron su reforma penal que castigaba la homosexualidad, Alemania estaba comenzando el internamiento de homosexuales por desvirtuar el espíritu ario.

    Hasta qué extremo eran capaces de coincidir extrema derecha y extrema izquierda en la vieja Europa que Stalin también llevó a cabo su limpieza de minorías. Tanto dejó morir de hambre al pueblo ucraniano que cuando los nazis invadieron su territorio les recibieron con alborozo y les alojaron en sus propias casas como si fueran enviados del cielo.

    En fin, visto que mi presencia no es bien recibida, y ante tal muestra de talante, puede usted estar tranquilo se√Īor Nemo que no volver√© a perturbar el desarrollo de su p√°gina con mi presencia, ya que entiendo lo complicado de su tarea.

    Reciba un cordial saludo y mi felicitación por tan buen desarrollo histórico.


  31. Se√Īor Fin de los Tiempos:

    Dice Ud. que me contesta a mí. Perdone, pero eso no es cierto. No responde Ud. a nada de lo que yo le comentaba en mi contestación a sus comentarios anteriores, sino que se defiende de los ataques de otros foreros, en los que yo no tengo arte ni parte, atribuyéndomelos aparentemente a mí. Y eso, permítame Ud. que se lo diga, no es jugar muy limpio que digamos.

    Pero es verdad que Ud. se ha expresado con correcci√≥n, y creo que yo tambi√©n lo he hecho con Ud. en todo momento. Y aunque incluye Ud. en su exposici√≥n algunos argumentos realmente peregrinos (como cuando habla de “imponer la homosexualidad”, o de supuestos “descuentos para homosexuales”…) y alguna informaci√≥n manifiestamente incierta (como la referente a la Ley de Vagos y Maleantes), buena parte de lo que Ud. dice es, en cambio, valiosa. De modo que personalmente no tengo el menor inconveniente en que visite Ud. mis columnas (le aclaro que yo s√≥lo soy responsable de una humilde secci√≥n en Dosmanzanas, no de toda la web) siempre que le plazca. Aqu√≠ estar√© -espero- para responderle.

    Reciba pues mi saludo, y gracias de nuevo por sus parabienes.


  32. Nemo: me han encantado tus cuatro artículos. Son preciosos. Son una auténtica lección de historia, amena, clara y, como todos tus escritos, muy documentada.

    Me los he copiado en un documento de Word para guardarlos en mi PC, no te digo m√°s.

    Respecto al se√Īor Fin de los Tiempos, a m√≠ me gustar√≠a que siguiera dejando mensajes para ver qu√© evoluci√≥n sigue, tanto en la forma como en el contenido de los mismos.

    Un saludo.


  33. - ¬ŅPorqu√© ser√° que esta p√°tina de fingido virtuosismo no me la creo?.

    - ¬ŅPorqu√© ser√° que este barniz de victimismo, que no es sino ataque, no me resulta cre√≠ble?.

    - ¬ŅPorqu√© ser√° que toda esta palabrer√≠a, disfrazada de educaci√≥n y llena de veladas alusiones, no me la trago?.

    - ¬ŅPorqu√© ser√° que todas estas chorradas me suenan a “otro intento m√°s”?.

    - ¬ŅPorqu√© ser√° que me es tediosamente familiar lo le√≠do aqu√≠?.

    - ¬ŅPorqu√© ser√° que podr√≠a sacarle decenas de trolls como usted en cuesti√≥n de segundos?: Trolls de ahora y de otros tiempos. Trolls que entran en p√°ginas gays y trolls que entran en p√°ginas de cualquier tipo.
    Montones de trolls como usted, “caballero”, que se expresan con los mismos discursos demagogos, mentirosos, c√≠nicos, victimistas y miserables que el suyo. Y no digo que usted sea tales cosas, no vaya usted a malinterpretarme, esa “adjetivaci√≥n literaria” es para calificar su discurso…

    En su discurso hay dos expresiones clave que le delatan, “caballero”: “trollear”: t√©rmino que bien poco se utiliza. Si usted no lo hiciese no utilizar√≠a tal t√©rmino habitual en quienes s√≠ lo hacen.
    La otra es en medio de su discurso victimista (y absolutamente no-cre√≠ble) de pla√Īidera pillada en un renuncio introducir la palabra “talante”, tambi√©n poco frecuente, con un doble sentido de arma que de sobras es conocido…

    S√≠, “caballero”, fui yo quien critic√≥ la foto de Aznar: aquel ser mediocre que nos gobern√≥ democr√°ticamente para sacar tajada. El mismo ser mediocre y boboide al que diez a√Īos antes de gobernarnos una joven de 2¬ļ de BUP fue capaz de dejar sin argumentos (yo estaba all√≠, sucedi√≥ a mi lado, y la joven era amiga m√≠a) siendo √©l Presidente de Castilla-Le√≥n. Alguien que tiene una foto de “ese individuo” no merece la mejor de mis consideraciones precisamente. Aunque como buen dem√≥crata, respeto tanto al mediocre que
    gobernó gracias a diez millones de infelices, como al mediocre que pone su foto.

    - ¬ŅPorqu√© ser√° que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo?.

    - ¬ŅPorqu√© ser√° que este mentiroso fue pillado a la primera?.

    “Caballero” Fin de los Tiempos: s√≥lo son preguntas ret√≥ricas: no se moleste en responderlas. No han sido escritas para ser respondidas. Y no me interesan lo m√°s m√≠nimo sus respuestas.
    Es s√≥lo la reflexi√≥n escrita de un maric√≥n ligeramente cansado y totalmente dispuesto a no dejar pasar una. Usted me…”entiende”… ;-)

    Buenas noches :-)


  34. Mucas gracias Nemo por la serie de artículos, tan necesarios, y por los comentarios que los complementan. Se aprende mucho contigo, y no sólo de historia.
    Me encantaría que, como dices que te planteas,aparecieran otros artículos sobre el trato recibido por los homosexuales en otros sistemas autoritarios .¡Nos ha dado palos de todos los colores!
    Quizás sería también interesante plantearse la represión de la homosexualidad en otras democracias occidentales, que tambien se las traen.
    Fin de los tiempos, aunque algunas de las ideas que aportas las considero valiosas, otras desprenden un tufillo extra√Īo que hacen que lo vea uno todo con recelo: eso de imponer la homosexualidad, los descuentos para maricones,(¬Ņtendr√© que aclarar que,sobre todo entre iguales, uso la palabra maric√≥n con mas cari√Īo y naturalidad que otras mas finas?),las falsedades sobre Aza√Īa,…no casa bien con el discurso de respeto y tolerancia que dices tener.
    De nuevo muchas gracias Nemo y DM.Besos


  35. Felicidades Nemo por tus columnas de ‚ÄúHolocausto/s‚Ä?.

    Como se√Īalas, no hay que bajar la guardia por lo que respecta a la homofobia, que sigue muy presente en nuestra sociedad. Y esta presencia creo que se enmarca dentro del profundo machismo que sigue imperando en ella, a pesar del discurso “oficial” (el que sale en los telediarios y el que hacen los pol√≠ticos) de condena a las agresiones machistas.

    Cuando oyes por casualidad una conversaci√≥n por la calle, te das cuenta de que mucha gente suele soltar alg√ļn que otro insulto (hacia sus interlocutores o hacia otras personas), normalmente para hacer la conversaci√≥n m√°s enf√°tica (la vehemencia suple la falta de un discurso m√°s elaborado y complejo).

    Los insultos m√°s habituales son “hijo de puta”, “cabr√≥n” y “maric√≥n”. La lectura literal de estos insultos es la siguiente:

    “Hijo de puta” es el hijo de una mujer que se dedica a la prostituci√≥n, lo cual convierte a ese hijo en un ser indigno, no s√≥lo porque su madre es ‚Äúimpura‚Ä?, sino porque no sabe qui√©n es su padre, lo cual, en una sociedad machista y patriarcal, es absolutamente tr√°gico.

    “Cabr√≥n” es un t√≠o al que su mujer le pone los cuernos, y por lo cual √©l es despreciable, pues es incapaz de dominar a su hembra.

    “Maric√≥n” es lo peor que se puede ser dentro de la categor√≠a de los hombres, lo m√°s bajo, peor a√ļn que un delicuente. ¬ŅPor qu√©? Porque un ‚Äúmaric√≥n‚Ä? es un hombre que en algunos aspectos se parece a las mujeres, y eso para un hombre es ‚Äúrebajarse‚Ä?.

    Aunque la mayoría de los que usan estos insultos a diario no se paren a pensar en el significado de lo que dicen, la mentalidad machista que los inspira y fundamenta es la misma de la cual derivan las agresiones de algunos hacia sus parejas femeninas, y también hacia los homosexuales, agresiones que a veces acaban en tragedia. Es decir, que el machismo y la homofobia forman parte, en nustra sociedad, de lo más habitual y cotidiano.


  36. nemo: interesante cierre de la serie. En cuanto a tu pregunta “¬ŅNo es razonable considerar…”, supongo que es ret√≥rica, pero si no lo es, coincido contigo en que es razonable considerar que existe esa relaci√≥n. Hay cosas que las potencias aliadas y la URSS no deshicieron de la acci√≥n de Hitler y, entre ellas, estuvo la rehabilitaci√≥n de las v√≠ctimas homosexuales (e imagino que tambi√©n transexuales, aunque nunca lo he o√≠do mencionar).

    No s√© si “xenofobia”, en la resoluci√≥n del Parlamento Europeo, quiere incluir tambi√©n la homofobia. Creo que el Parlamento Europeo tambi√©n ha aprobado alguna resoluci√≥n que insta a los Estados a acabar con toda discriminaci√≥n contra los homosexuales, incluyendo la aprobaci√≥n de uniones civiles o matrimonios.

    M√°s vale tarde que nunca. Se va avanzando, a veces muy despacio. Por lo pronto, el √ļnico pa√≠s donde se puede dar un retroceso es Espa√Īa, con la posibilidad ‚ÄĒhito mundial‚ÄĒ de que un avance en favor de la igualdad como es el matrimonio gay sea revertido y proscrito indefinidamente por culpa de una cierta posible lectura de la Constituci√≥n.


  37. Excelente conclusión de la serie, Nemo; en efecto, como muchas veces se ha comentado aquí, el antisemitimo y la homofobia son fenómenos distintos. Está claro que tras el holocausto, el antisemitismo ha sido excluido del espacio políticamente correcto, es más, la proscripción del antisemitismo ha tenido el benéfico efecto de llevar aparejado también el rechazo al racismo, la xenofobia y otras muchas formas de discriminación fundamentadas en la pertenencia de un individuo a un grupo estigmatizado.

    La situaci√≥n de la homofobia es bien distinta, sigue acampando a sus anchas, incluso en √°mbitos progresistas se aceptan (afortunadamente, cada vez menos), ciertos comentarios y opiniones que ya no ser√≠an admisibles si se hicieran sobre un colectivo √©tnico. Desde luego, eso no significa ni mucho menos que el antisemitismo haya desaparecido, sus ra√≠ces son muy profundas y vigorosas y s√≥lo esperan una ocasi√≥n favorable para volver a crecer y extenderse de nuevo. En mi opini√≥n, porque las fuerzas que sembraron y cuidaron esa mala hierba siguen vivas y s√≥lidas, esperando a esos tiempos mejores. Pero ser√≠a complejo abordar ahora, no las manifestaciones y mecanismos odio, sino las fuerzas e intereses que lo siembran y promueven, incluso hoy, y sus razones. Prefiero centrarme la situaci√≥n actual de la homofobia, y lo muy diferente que es su tratamiento en las sociedades democr√°ticas occidentales actuales, respecto al antisemitismo. Para mi est√° claro que la diferencia fundamental es el empe√Īo de los poderes p√ļblicos, presionando en todos los √°mbitos sociales con todos los medios posibles, para erradicar y hacer il√≠cito, con el mayor alcance, el antisemitismo. Est√° claro que si el colectivo LGBT quiere ver logrado el mismo tratamiento para la homofobia que hoy d√≠a tiene el antisemitismo o el racismo, tendremos que seguir presionando para que los poderes p√ļblicos se impliquen en la misma medida, y generen con sus medios el mismo rechazo social.


  38. Muchas gracias a vosotros, Fer, hierro, felivet.

    Felivet: muy interesante tu reflexi√≥n. Algunos podr√°n pensar que esos insultos que comentas son solamente reflejo de la sociedad machista y patriarcal del pasado, un resto de la mentalidad de otros tiempos que s√≥lo por inercia sigue presente en la sociedad actual… Yo, sin embargo, creo que tienes mucha raz√≥n en se√Īalar que hay algo m√°s detr√°s de esta forma de expresarse: una mentalidad machista y hom√≥foba que a√ļn est√° muy extendida en nuestras sociedades occidentales del siglo XXI (pues en otros idiomas los insultos son muy parecidos) y que el lenguaje contribuye a perpetuar. De un modo, adem√°s, que no por cotidiano y (casi) inconsciente resulta menos eficaz, sino todo lo contrario: como ocurre con la propaganda subliminal, el adoctrinamiento m√°s efectivo es precisamente el que no es percibido como tal, sino que se considera que es simplemente “lo normal”, “lo l√≥gico”, “lo de toda la vida”, etc.


  39. Fin de los Tiempos: Tambi√©n le dir√© que no deja de sorprender que un pa√≠s democr√°tico como Estados Unidos tenga a√ļn en varios estados leyes rid√≠culas sobre la homosexualidad. Ahora mismo no recuerdo cual, pero uno de ellos prohibe la homosexualidad incluso dentro del propio hogar. Hace unos a√Īos sali√≥ la noticia de que la polic√≠¬≠a recibi√≥ un aviso de que en una casa se vend√≠¬≠a droga. As√≠¬≠ que entraron tirando la puerta abajo y encontraron a dos hombres manteniendo relaciones sexuales. De droga nada. Pero en ese estado exist√≠¬≠a el delito de sodom√≠¬≠a. Por lo que fueron arrestados y juzgados. Al final el juez les conden√≥ a una pena superior a la que les habr√≠¬≠a ca√≠¬≠do de haber estado en posesi√≥n de droga. Eso s√≠¬≠ que es aberrante.

    Las leyes contra la sodomía se declararon inconstitucionales en el caso Lawrence v. Texas (2003) y no fue una falsa denuncia por venta de droga, sino porque los vecinos dijeron que habían oído un disparo.

    Estados Unidos tiene leyes aberrantes (como, desgraciadamente, casi todos los países), pero afortundamente estas, no.


  40. Muchas gracias, zarevitz y Nazareno.

    zarevitz: efectivamente, se trata de una pregunta ret√≥rica. Como t√ļ, yo creo, obviamente, que la respuesta es que s√≠, que resulta razonable considerar que “existe relaci√≥n entre la ocultaci√≥n durante d√©cadas de la brutal persecuci√≥n de las personas homosexuales por el r√©gimen nazi y el hecho de que las posiciones homof√≥bicas (…) sigan siendo vistas hoy en nuestra sociedad como algo respetable, aceptable, incluso defendible”. No creo que todo el problema de la pervivencia de la percepci√≥n de la homofobia como respetable en nuestra sociedad se reduzca a esto -hay muchos otros factores-, pero s√≠ creo que es parte significativa del problema. Y por eso mismo juzgo insuficiente la resoluci√≥n del PE de enero de 2005: por no atreverse a poner la homofobia al mismo nivel que el racismo, el antisemitismo, etc. en una ocasi√≥n de tan alto valor simb√≥lico como el 60¬ļ aniversario de la liberaci√≥n de Auschwitz.

    Pero es cierto que en una resoluci√≥n posterior, de junio de 2006, el PE s√≠ conden√≥ expl√≠citamente la homofobia, aunque m√°s en tanto que violencia homof√≥bica y discurso que incita al odio que en su dimensi√≥n de discriminaci√≥n contra las personas LGTB. En este √ļltimo aspecto el PE deber√≠a ser, en mi opini√≥n, mucho m√°s expl√≠cito. Hoy, por ejemplo, no basta con pedir que se reconozca el acceso de las parejas homosexuales al matrimonio “o a un marco legal equivalente”, como se hizo en la resoluci√≥n del PE de febrero de 1994, pues la expresi√≥n que entrecomillo puede servir como justificaci√≥n para seguir vetando a gais y lesbianas el acceso al matrimonio mediante la creaci√≥n, como suced√°neo de √©ste, de figuras especiales y espec√≠ficas para las parejas homosexuales; figuras que no son realmente equivalentes al matrimonio -y esto t√ļ mismo lo has hecho ver, con argumentos muy s√≥lidos, repetidas veces en DM- ni (en la mayor√≠a de los casos) en cuanto a los derechos que se reconocen a unos y otros ni, especialmente, en cuanto a su valor simb√≥lico y social. Es decir, que en lugar de dar reconocimiento legal a la plena igualdad de todos los ciudadanos, lo que se hace realmente con estas normas es establecer nuevos apartheids para gais y lesbianas. Entiendo que es dif√≠cil que el PE pueda dar el paso de reconocer que esto es as√≠; pero sigo creyendo que deber√≠a hacerlo. Quiz√° lo haga en un futuro: esperemos que as√≠ sea, y que no se trate de un futuro demasiado lejano.


  41. Esta vez he tardado un poquillo en leer tu carta, Nemo. Muy bien, como siempre. Muy interesante la información sobre las resoluciones oficiales de la Unión Europea.

    Creo que el siguiente paso podría ser un breve ensayo que intentara dar respuestas al por qué sí hay unanimidad oficial contra la xenofobia, el racismo, etc., y no contra la homofobia.

    Muy instructivo el apunte de felivet, por cierto.


  42. Muchas gracias, Javi. Tomo nota de tu sugerencia para futuras columnas. Creo que tanto en “Holocausto/s” como en “Las ra√≠ces del odio” he explorado parcialmente el tema que me propones, pero hay m√°s factores que conviene tener en cuenta, e intentar√© ocuparme tambi√©n de ellos.


  43. Estoy de acuerdo con Javi y con Nemo en que ser√≠a muy interesante analizar porqu√© la condena del racismo, xenofobia, o el antisemitismo es un√°nime mientras que la homofobia sigue siendo permitido incluso en medios que se predican progresistas. Pero, en mi opini√≥n, esa posici√≥n “pol√≠ticamente correcta” es en muchas ocasiones impostada, aqu√≠ en Espa√Īa, sin ir m√°s lejos, hemos podido ver un entusiasmo desmedido por el sionismo por parte de los mismo sectores que se niegan a condenar, cuando no manifiestas abiertamente su nostalgia, de aquel r√©gimen que hablaba de “la conspiraci√≥n judeo-mas√≥nica y marxista” y que mandaba tropas a combatir a la uni√≥n sovietica, cuyas tropas, como todo el mundo sabe, fueron las que, en su avance, lograron parar por fin los crematorios. Yo creo que esas posiciones “pol√≠ticamente correctas”, son muchas veces s√≥lo superficiales, y apenas profundizas detr√°s de los baners de apoyo al estado de Israel, asoma el legado de los Autos de F√©. Para mi tambi√©n ser√≠a muy interesante analizar el porqu√© del odio, o mejor, el porqu√© algunos parecen estar tan interesados que el odio exista, que r√©ditos produce para quien lo propaga. Esto para mi es m√°s importante incluso que quien es la v√≠ctima de ese odio, que en muchas ocasiones hist√≥rica, acaba alcanzando incluso a quienes se sent√≠an muy seguros en su posici√≥n social.


  44. Me sumo a la petición. Será un placer leer los siempre acertados escritos de Nemo.











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.